Deportes

Supercopa en Tánger

Una Supercopa de España sin precedentes, con un campeón de Liga y Copa y otro campeón de nada, dos equipos españoles jugándose el trofeo en Marruecos, y por primera vez en la historia, a partido único, sin margen para el error. La Real Federación Española de Fútbol decidió que las condiciones meteorológicas serían mejores en Tánger y que por ello –y por la inyección económica llegada desde el vecino africano– Barcelona y Sevilla lucharán por el primer título nacional de la temporada en territorio extranjero y con muchas cosas que comprobar en dos equipos con voluntad de mejora con respecto a la pasada campaña.

Más allá de la polémica derivada de la decisión de la RFEF de jugar en Tánger y a partido único el encuentro entre campeones españoles, queda por comprobar si este nuevo formato se confirma o no como útil de cara a próximas ediciones. El estadio neutral aportará mayor competitividad y permitirá una carga inferior de minutos en una pretemporada en la que los jugadores cada vez tienen mayor exigencia, con el riesgo de lesión que ello conlleva.

El Barcelona, gran favorito para hacerse con el título, presentará como principal elemento mediático en su alineación la presencia de su gran estrella, Lionel Messi, como primer capitán. La marcha de Iniesta dejó vacante el brazalete y Leo, que tantas veces lo ha portado ‘de prestado’, será ahora con todos los honores el líder del Barça en el terreno de juego.

A pesar del notable rendimiento de fichajes como Arthur o Malcom en pretemporada, Ernesto Valverde no parece tener claro el once inicial que presentará en el primer partido oficial de la presente campaña. Si bien Ter Stegen es fijo en portería y jugadores como Piqué y Jordi Alba le protegerán desde la retaguardia, otros como Umtiti, Dembélé o Rakitic llegan muy cortos de entrenamientos y podrían dejar su puesto a Lenglet, Arthur o Semedo, quien provocaría el paso de Sergi Roberto al centro del campo. En la delantera, más allá de conocer la posición en el campo de Coutinho, no parece haber dudas y Messi y Luis Suárez, la dupla de la esperanza para este Barcelona 2018/19, serán de la partida desde el minuto 1.

El Sevilla, inmerso en una previa de Europa League a la que el club ha dado públicamente más importancia que la Supercopa, y la confección de la plantilla aún con importantes recursos por añadir, llega al partido sin ninguna presión, pero con muchas ganas de hacer daño a uno de los grandes equipos de España. Pablo Machín ha llegado a Nervión con ideas claras y cuenta con jugadores de calidad en casi todos los puestos –a excepción de la delantera– para llevarla a cabo. ¿Será el Barça la primera víctima de peso de este nuevo Sevilla? Marruecos dictará sentencia.


Source: Okdiario

Deja un comentario