Noticias

Pablo Norberto Perdomo: un cubano con 4 Emmy y "el Oscar del Periodismo"

(Yani Gil)- Pablo Norberto Perdomo es un nombre que suena mucho en el mundo de la televisión en Miami, pero pocas personas ponen cara al productor y escritor cubano, que ha conseguido diez nominaciones y cuatro premios Emmy, además del Oscar del Periodismo de televisión, el Edward R Murrow Award. También fue reconocido con un premio del SPJ (Society of Professional Journalists) y una medalla de plata en el Festival Internacional de Nueva York. CiberCuba ha conversado con él sobre sus 25 años de carrera.

Cuenta Perdomo que al llegar de Cuba decidió ir a la universidad para revalidar sus títulos de Periodismo y Lingüística. obtenidos en Cuba. A la hora de graduarse, necesitaba completar 360 horas de internado y fue así como cayó “de paracaídas” en la televisión. A la semana de trabajar allí como interno le dijeron que escribía muy bien y que necesitaban que empezara todos los días. “Así comenzó todo, en el canal 51, de Telemundo, y Pablo Gato es el culpable de que él haya entrado en televisión. “De ahí para acá ha llovido mucho y he tenido que hacer muchas cosas”, dice.

El productror confiesa a CiberCuba que el trabajo que le ha tocado le permite mantenerse cerca de sus raíces cubanas. “Todo ha venido a mí. Yo no he buscado nada específico. Cuando trabajaba en Telemundo o Univision siempre terminaba haciendo los proyectos especiales”. Le tocó, así, hacer un especial de la apertura de la embajada cubana en Washington y la reapertura de la embajada norteamericana en Cuba o sobre la visita de Obama a la Isla. Haber estado vinculado durante tanto tiempo a la temática Cuba le permitió aportar detalles que otros canales no pudieron. Sus jefes se lo aplaudieron.

Un Emmy por un programa sobre Elián

Sobre sus diez nominaciones a los premios Emmy, Pablo Norberto Perdomo confiesa que no siempre estuvo satisfecho con esas nominaciones porque cree que otros trabajos suyos las merecían y no las recibieron. La mayoría de esos trabajos presentados (cuatro de ellos premiados) tenían una temática común: Cuba. Los reconocimientos los consiguió, primero con Elián, 269 días después, un programa que hizo para Telemundo con Ambrosio Hernández. Fue una entrevista exclusiva con Janet Reno, la fiscal que envió al niño balsero para Cuba.

Oscar D’ León (i) y Pablo Norberto Perdomo (d) / Foto: Cortesía del entrevistado

De ese programa sobre Elián recuerda que se hizo para el espacio Detrás de la Noticia, que él tenía con Ambrosio Hernández. Perdomo lo producía y grababa los viernes y salía el sábado. “Yo quería hacer algo diferente, quería escuchar a la fiscal general del Estado, Jane Reno, que se encargó de repatriar a Elián. Fuimos los únicos que lo conseguimos. Ese testimonio fue el que enseñó la otra cara de la moneda. El periodista tiene que sentarse siempre en el medio de los dos sofás. No puede estar ni arriba de uno ni arriba del otro: tiene que mostrar las dos partes”, señala.

Con ese trabajo fue nominado y finalmente ganó un Emmy. “Fue muy curioso porque cuando me levanté a recoger el premio, la gente se levantó a aplaudir”, recuerda Perdomo.

A la pregunta de CiberCuba sobre qué piensa cuando ve ahora a Elián en la televisión, el productor se remonta a la época en la que él fue pionero en Cuba, cuando juraba: “Seremos como el Che”. “Adoctrinar a un niño es lo más fácil del mundo. Hay que pensar en cuántas cosas le dieron a Elián en Cuba para que fuera un niño feliz, para crearle un mundo de fantasía. Es muy difícil juzgar lo que Elián es hoy. Él se cuida mucho de dar una declaración comprometedora de sus meses en Miami. No lo juzgo. Sólo pienso cómo ha cambiado el destino de este niño. Esa maniobra del Gobierno Clinton con La Habana fue demoledora para el exilio cubano”.

Perdomo (c), 25 años de carrera en la televisión / Foto: Cortesía del entrevistado

Mariel, 20 años después y Mariel 25

El segundo trabajo de Perdomo que consiguió un Emmy fue Mariel, 20 años después, una combinación de documental con programas, reportajes de dos horas y media de duración, que le dio la oportunidad de viajar a Puerto Rico para entrevistar al actor cubano Evelio Taillacq.

También ganó un tercer Emmy con Mariel 25, que incluyó un vídeo grabado dentro de la embajada de Perú en La Habana. “Conseguir eso le costó a la compañía casi 8.000 dólares, pero valió la pena porque ganamos todos los premios habidos y por haber”. Entre esos reconocimientos, una medalla mundial de plata en el Festival Internacional de Nueva York.

Para realizar este documental, Perdomo viajó a varios estados de los EE.UU. para entrevistar a personas que habían tenido una participación destacada en el éxodo del Mariel. “Logramos entrevistar a 29”, comenta. Además, añade que lo peculiar de esta historia es que no tiene un narrador. Cada uno de los entrevistados narra una parte, como si fueran piezas de un mismo puzle. “Eran testimonios impresionantes. Yo recuerdo que cuando se lo mostramos en privado a Guillermo Benítez y a Alina Mayo Azze, los dos salieron llorando”, recuerda el productor.

Perdomo recuerda que tras vivir dos años en España, llegó a Miami en pleno éxodo del Mariel. Luego regresó a España y esto hizo que personalmente no pudiera ver mucho de lo que fue el Mariel. Pero al año siguiente, cuando volvió a Estados Unidos, pudo seguir de cerca la evolución de los Marielitos, a los que enseñó en la universidad FIU de Miami inglés de supervivencia. “Descubrí cuánta buena gente vino en ese éxodo, el más grande que se ha dado en el siglo XX, en América Latina”.

Con Mariel 25 ganó también el prestigioso premio periodístico Edward R Murrow Award, conocido como el Oscar del Periodismo de Televisión. “Lo tengo de casualidad”, bromea.

Balseros, 20 años después de la crisis

El último programa de Pablo Norberto Perdomo ganador de un Emmy fue Balseros, 20 años después de la crisis, narrado en inglés y en español por Alina Mayo Azze. Con este trabajo, además del Emmy consiguió un premio en el concurso SPJ (Society of Professional Journalists).

Perdomo explica que cuando se hace un reportaje sobre el tema Cuba, tocando fibras sensibles como el éxodo del Mariel, la batalla judicial por la custodia del niño Elián o los balseros, “se busca autenticidad, la emoción de una verdad”.

La jubilación

Tras 25 años vinculado a la televisión, Perdomo se ha retirado y ahora aprovecha el tiempo dedicándose a otra de sus grandes pasiones: la pintura. También se mantiene con ganas de hacer nuevos proyectos aunque teniendo presente que ahora quiere disfrutar un poco de la vida y tener un horario un poco más flexible.

De su carrera destaca que lo que más le ha gustado ha sido trabajar con los reporteros. “Me encanta cuando tienen una idea y la consultan”. Tiene además la satisfacción de que muchos de sus compañeros de profesión, cuando han ido a recibir un Emmy, le dan dedicado el premio. “Eso me ha dado más satisfacción que cualquier otra cosa que yo haya hecho”.

Source: CiberCuba Videos

Deja un comentario