Uno de los platos fuertes de la astronomía en verano, con el permiso de las famosas perseidas o lágrimas de San Lorenzo, es la llegada de un eclipse parcial de Sol. Este 11 de agosto, la Luna se interpone entre la Tierra y la estrella, cubriendo una fracción del disco solar y bloqueando parte de la luz del astro. Sin embargo, su desarrollo no será tan espectacular como el reciente eclipse de Luna, debido a su limitada visibilidad.

El eclipse parcial de Sol ocurre cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el astro, bloqueando parte de la luz que procede de la estrella

El eclipse de Sol del sábado 11 de agosto solo podrá observarse desde el extremo norte de Europa, América y el noreste de Asia. Es decir, solo aquellas personas que se encuentren en los países nórdicos y bálticos, Groenlandia, Canadá, buena parte de Rusia, Mongolia o China podrán disfrutar de este evento astronómico.

El eclipse parcial de Sol no será visible desde España ni desde México, donde a buen seguro envidiaremos las imágenes que nos lleguen desde otras partes del globo terrestre, como ya sucedió el año pasado con el eclipse total de Sol que se pudo ver desde Estados Unidos. En esta ocasión, el fenómeno durará algo menos de tres horas y media.

eclipse solar
Imagen de hemeroteca. Fuente: NASA

Según explica el Instituto Geográfico Nacional, el eclipse parcial de Sol comenzará a las 8:02 h (Tiempo Universal), a una latitud de 58º sobre el mar de Labrador. Su máximo tendrá lugar a las 9:36 h (TU), a una latitud de 70,5º —en el estrecho De Long, entre la isla de Wrangel y Siberia (Rusia)—, cuando la magnitud del eclipse será de 0,74.

Solo se podrá ver desde el norte de Europa, América y el noreste de Asia

El eclipse parcial de Sol finalizará a las 11:31 h (TU), un momento en el que el evento terminará al noreste de Xi’an (China). Aunque este fenómeno no pueda observarse desde España o México, los amantes y aficionados a la astronomía disfrutarán mañana de un esperado fenómeno: la llegada de las perseidas o lágrimas de San Lorenzo. Esta lluvia de estrellas, cuya actividad máxima sucederá en la noche del domingo 12 al lunes 13 de agosto, con una tasa estimada de 100 meteoros por hora, podrá observarse sin problemas y sin la interferencia de la Luna, que se situará esta noche en fase nueva.

Más en Hipertextual